Ava Gardner y los 47 kilos de Frank Sinatra

-

A la mayoría de los fans les parecía que la pareja que tenía Ava Gardner por aquellos tiempos, su marido Frank Sinatra, era muy poquita cosa para ella y por ello la prensa recogió en un titular “Eh, Ava, ¿qué ves en ese tipo? Apenas pesa 50 kilos”… Ava contestó en el tono de una perfecta dama: 47 kilos son de pene.

La primera vez que Frank Sinatra ve en persona a Ava Gardner, fue en 1942, en un club al que ésta acude con su marido de entonces, Mickey Rooney, para ver a actuación de Frank. Sinatra está en lo mas alto de su carrera como cantante y Ava, está comenzando la suya como actriz.
Cuentan que durante aquella actuación, mientras iba cantando entre las mesas, se paró al llegar a la de la pareja y le dijo a Ava:
¿Por qué no te conocí antes que Mickey? Ahora estarías casada conmigo.

Todo el mundo incluido Rooney que era el actor cómico del momento, se lo tomaron como una broma, pero años después se haría realidad.

(Original Caption) 11/8/1951-Philadelphia, PA: Crooner Frank Sinatra and his bride Ava Gardner pose for a wedding picture following their marriage last night at Germantown, PA., home of Lester Sachs. The double ring ceremony was performed by Judge Joseph Sloane.

Comparte este artículo

Recientes

¿El primer libro de la historia?

Desde los orígenes, la humanidad ha tenido que hacer frente a una cuestión fundamental: la forma de preservar y transmitir su cultura,...

Guernica

Guernica es un famoso cuadro de Pablo Picasso, pintado entre los meses de mayo y junio de 1937, cuyo título alude al...

Isla de Alcatraz

La isla de alcatraz informalmente referida simplemente como Alcatraz o, localmente, como La Roca (The Rock), es una pequeña isla ubicada en...

Julio César

Las mejores curiosidades de uno de los líderes militares y políticos más influyentes de la historia. Cuando Julio César...

Premios Óscar

El premio Óscar es un premio concedido por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas en reconocimiento a la excelencia...

Populares

Artículo anteriorSalvados por la campana
Artículo siguiente«Estar de Rodríguez»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Comentarios recientes