Meterse en camisa de once varas

¿De dónde viene la expresión meterse en camisa de once varas?

El origen «Meterse en camisa de once varas» tiene sus orígenes en Edad Media donde era costumbre, al adoptar a un hijo, que quien iba a ser el padre adoptivo, lo metiera por la manga de una camisa muy amplia -de ahí la exagerada medida de once varas- y lo sacara por la cabeza, queriendo simbolizar con este recorrido un segundo parto.

Quien se metía en esta camisa iba a dar en una familia y a un lugar que no eran los suyos, lo que a veces, como parece sugerir la frase, especialmente cuando se adoptaba a jóvenes o adultos, no salía del todo bien.
La expresión, con el mismo significado, también existe actualmente en portugués.
Lo usamos habitualmente para… «Meterse en asuntos o problemas que no conoce, que no le competen o que no reportan ningún beneficio».

La longitud de la vara oscilaba entre 0,8359 m la vara de Alicante y los 0,768 m la de Teruel. No obstante, la más empleada era la vara castellana o vara de Burgos, de 0,835905 m, tres veces el pie castellano de 0,278635 m.
Que curiosas eran las antiguas unidades de medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *